UN NUDO EN LA GARGANTA Publicado junio 19, 2013 por Colectivo CAJE

1

La defensora del pueblo indica hoy que ha abierto una investigación para determinar el impacto de la crisis en los hogares con niños y en la calidad de su alimentación.

Estamos en junio, después de una temporada bastante difícil, y ya se  tiene constancia desde hace meses, de que muchos profesores y educadores sabemos que existen graves carencias en la alimentación infantil, debido a las necesidades económicas que están pasando muchas familias.

Se acerca un verano en el que la mayor parte de los centros escolares cierran sus puertas y no toda la oferta de actividades de verano es accesible a los niños y jóvenes.

En Alcalá, en nuestro barrio, como en muchos otros, existen niños que están pasando dificultad, que lo llevan con mucha dignidad , silenciando sus malos ratos.

En Alcalá, en nuestro barrio , conocemos con nombre y apellidos chicos , en plena adolescencia que no pueden comer las raciones necesarias para un crecimiento sano. Estos chicos, en ocasiones, ceden su pequeña ración de pan y leche a sus hermanos pequeños, conscientes de que lo necesitan más, adoptando una actitud responsable que no corresponde con su edad y su proceso.Evitan disgustos a una madre que pelea con los números para estirar los pocos ingresos que tienen y evita decirle que hay un campamento en CAJE para no generarle expectativas a sus hermanos ni a él mismo. Se niega una posibilidad que es un derecho.

En Alcalá, en nuestro barrio, el colectivo tiene la piel de gallina, el corazón encogido y perdido el sueño sin saber cómo afrontar esta situación y como mejorarla de forma inmediata.
Del 25 al 30, este chico, sus hermanos y muchos otros niños vendrán al campamento Sí o Sí. Disfrutarán de un espacio natural maravilloso, estarán acompañados de amigos, disfrutarán del planteamiento educativo y de ocio que llevamos preparado, respirarán aire sano y estarán atendidos.

Nos preocupa especialmente que no se estén cumpliendo los derechos de los niños en temas básicos como la salud y la alimentación. Nuestra obligación, como la de cualquier vecino, profesional de la educación, salud… es visibilizar ,con respeto, estos casos, hacerlos llegar a los técnicos e instituciones que tienen un papel necesario en su mejora, suavizar la tensión familiar y la presión, atender según nuestras posibilidades, pero hay tanto que hacer

Mientras tanto, la Defensora del Pueblo inicia esta investigación alentando a las comunidades autónomas a indicar qué número aproximado de menores está en esta situación, qué coste tiene y qué previsiones temporales hay para la puesta en marcha de medidas destinadas a paliar estos problemas.

 
Mientras investigan y hacen informes y determinan costes , posiblemente este adolescente vuelva a tomar su ración de pan y leche para cenar … o no.

 

J.L.D   Y J.T.S