¡¡FELIZ DÍA DEL VOLUNTARIADO!! Publicado diciembre 5, 2013 por Colectivo CAJE

0

Hoy, como cada día, es un gran día. 

Hoy es 5 de diciembre y en CAJE tenemos clases de refuerzo escolar en el rincón de estudio.

 También hay clases de conversación en español con B. y con otros niños.

Las mujeres estarán en el local de la CASA aprendiendo español.

Y además, hoy es el día del VOLUNTARIADO. Es nuestro día y lo pasaremos trabajando.

PONENCIA VOLUNTARIADO

Estos son los rostros que hacen posible que los proyectos se lleven a cabo.

Estas son las personas que con su buen hacer y disponibilidad, pueden cambiar el mundo.

 

Estas son las personas que hacen posible que niños, adolescentes y familias pasen por el Colectivo realizando actividades.

Quería relataros mi momento en Caje, aunque llevo poco tiempo formando parte de esta gran familia, me quedo con muchos momentos que han ido sucediendo, pero si he de elegir uno, me quedo con el primer día que entré en Caje. Cuando era niña acudí muchas veces al Centro Cívico María Zambrano y no exageró cuando digo que llevaba más de 8 años sin ir. Cuando volví a entrar después de tanto tiempo, andaba un poco perdida, era mi primera vez como voluntaria y la primera en una asociación , no sabía donde estaba la ubicación exacta de la sala de Caje dentro del centro. 

Al entrar, aquella tarde de Octubre, se me acercó un chico y me dijo, sin yo mediar ninguna palabra, me dijo:

-Hola! ¿Vienes a Caje? ¿Eres una profesora? – a lo que yo respondí:- Sí, vengo a Caje. Este chico, muy amable y sonriente me dijo:-Ven conmigo, yo te diré donde es. 

Tal como me dijo le seguí y entré por primera vez en la sala en la que ponemos de nuestra parte para que cada niño no pierda la sonrisa.

Me quedo con ese momento, porque a pesar de que el chico no me había visto nunca sí que debió ver mi cara de perdida y desconcierto al entrar allí después de tantos años, y sin dudarlo me guió hacía Caje con una sonrisa de oreja a oreja y una ilusión increíble. Me quedo con la hospitalidad de cada niño, la amabilidad y esas ganas de darlo todo sin esperar nada a cambio que hace que sean únicos, ya que a pesar de los problemas personales que puedan tener cada uno, esa generosidad y alegría les hace únicos a cada uno de ellos y es lo mejor que aprendo cada martes y jueves al verles sonreír.

Un saludo  

(ALMUDENA MANZANO RUIZ)

 

Aunque puede parecer egoísta, para mí CAJE fue una vía de escape de la monotonía y el comecocos que es estar parado durante un largo periodo.
Para mí es una alegría y una satisfacción personal (y profesional) estar con los chavales un par de tardes en semana.

(SANDRA CERRO ZAPARDIEL)

Para mi lo que mas puede motivar es llegar a CAJE y ver a los chavales con ganas de pasárselo bien y contentos por venir a CAJE. (JESÚS HERNÁNDEZ REXA)

Mi sensación estando de voluntario es mi vuelta a la infancia, la libertad y felicidad sin las ataduras que te creas cuando te echas años y responsabilidades encima. Besicos.

(ANTONIO TALAVERA ROCA)

 Bueno mi primera motivación para estar de voluntaria, sea cual sea el lugar, es que tengo algo de tiempo y que mejor que compartirlo con quien lo necesita.

La segunda motivación, esta para elegir CAJE, fue Juan cuando vino a la uni a contarnos del colectivo, se nota que lo vive.

Y por último, mi motivación para seguir con vosotros, aún cuando termine mi asignatura de voluntariado por parte de la uni, y por lo que voy tan contenta cada martes y jueves a pasar un rato agradable, es la cara de los pequeños cuando juegan y disfrutan y cuando les enseño palabras nuevas en español, las repiten hasta que las saben pronunciar correctamente, incluso las siguen repitiendo los siguientes días, también me motiva, que las madres puedan aprender nuestro idioma tranquilas, mientras los niños juegan.

Sobre todo lo que me motiva, es eso, la cara de felicidad de los niños cuando aparecen por allí.

(ADRIANA CORRALO BELMONTE)

Algo que me motiva a seguir adelante con el voluntariado es ver como los peques se esfuerzan en superarse a sí mismos todos los días y las sonrisas y abrazos que nos dedican.  

(ANA BERNAL)

Me quedo con algo tan simple como el saludo de bienvenida de los niños cada martes y jueves. Su efusividad, su alegría por vernos de nuevo y la ilusión por compartir un día más. 

(DIANA GARCÍA LLORENS)

 

 

 El voluntariado me hace crecer como persona.

JUAN MARCOS (JUANILLO)

Dos imágenes 

Una alumna que no sabe leer ni escribir, copiando de la pizarra la lista de las 28 palabras del rosco del Pasapalabra al que hemos jugado en clase, dibujando una a una cada letra. Otra, leyéndolas sin saber leer, al asociar cada palabra a su dibujo y al buen rato que hemos pasado jugando. Su voluntad para superar las dificultades me resulta inspiradora.

Una sensación

Zakia enseñándome a escribir bien mi nombre en árabe, Sarah enseñándome a pronunciar correctamente el nombre del escritor nigeriano Chinua Achebe- del que me enamoré haciendo un trabajo en la Uni-, Ángela enseñándome cómo se hace el Kozonokak. Para mí ser voluntario es siempre un intercambio, donde aunque parezca lo contrario, sueles recibir más de lo que das. Siempre he disfrutado mucho de compartir experiencias, de comprobar que el mundo no es el pequeño rincón donde vivimos, ni la nuestra la única forma de vivir, y corroborarando que por encima de fronteras, religiones y culturas, es mucho más lo que nos une, que lo que nos separa. 

Un último apunte, a propósito, específicamente, de enseñar español

Para mi, el español, mi lengua,  ha sido siempre mi principal herramienta de trabajo. Y una pasión. Me encanta compartirla, disfruto enseñándola. 

(PILAR ARANZAZU GARCÍA DE SOLA RUBIO)

Un momento, imagen, sonido, etc que nos motive para estar en el voluntariado:  he de decir que para mi la mayor motivación es la imagen de la sonrisa de los niños y el sonido que le acompaña. No hay nada más enriquecedor que ver a los niños alegres de cosas que hacen ellos mismos.
Un saludo

(ANA BLÁZQUEZ PIÑÁN)

Ilusionada, y agradecida

solamente puedo decir…

gracias por estar ahí.

(MAITE YEBRA)

Estoy muy ilusionada con el grupo, porque responde muy bien. Pero mi debilidad, está mal decirlo, es Bili, porque conozco su historia. No le conozco fuera del aula,más que por lo que oigo de los demás monitores. Pero en mi clase es un alumno diez, siempre participativo, con ganas de aprender, me pide que le dé material para hacer… Me quedo con su sonrisa cuando aprende algo o cuando relaciona una palabra con otra que aprendió la semana pasada. Por él merece la pena esta experiencia. Y la verdad es que tengo ideas de futuro, me gustaría organizar algún tipo de taller de lectura o tertulia literaria, muy light, pero que acerque a chicos de todos los cursos o incluso a monitores y padres, que sea un punto de encuentro para todos. Sigo tan ilusionada como el primer día, aunque a veces me agobie porque tengo que prepararme la clase de los peques, la de Bili, y mis trabajos, pero no sería capaz de dejarlo. Creo que la labor que allí se hace es muy positiva, y que todavía nos queda mucho por hacer. 

(NATALIA MUÑOZ PARDO)

Lo que me motiva estar en Caje es ver la sonrisa de cada niño,sentirme realizada y que con poco cosas que hacemos les cambia un poco la vida.

Un saludo. 

(GLORIA MOLINERO DURÁN)

Mi mayor motivación para participar en CAJE es tener la oportunidad de ayudar a la gente, a los niños y contribuir a que el barrio mejore en muchos aspectos.

(SERGIO GONZÁLEZ LÓPEZ)

Me hace sentir útil. Soy una esponja cuando estoy con la gente, sean niños, adultos, educandos en un curso que imparta. Siempre aprendo algo. A veces me agobia mi falta de tiempo personal, pero lo compenso con las sonrisas, un abrazo y un beso , una sonrisa, un avance. 

(JACQUELINE TRILLO SÁNCHEZ)